12 de abril

Se me ha perdido un día. Iba a comentar que solo con 4 días ya había faltado a uno y veo que la entrada de antes de ayer no se publicó y no se dónde está. ¿Me habré equivocado de blog? Quien sabe. Solo que conste que es cierto que ayer no escribi pero antes de ayer sí. Tanto no he faltado.

 

Hoy me siento en paz conmigo. No se muy bien cómo. Quizá sea solo la paz que llega después de la tormenta, quizá sea el trabajo personal que he hecho, quizá sea una combinación deambas. Pero me encuentro en paz.

Pequeños malestares saltan de vez en cuando, pero son controlables, son solo molestias que se manejar.

Voy a intentar memorizar esta sensación, grabarla a fuego, ver de dónde sale e invocarla.

Paz, maravillosa Paz.

Bienvenida. Quédate.

9 de abril

Esta siendo raro este 2016.

Si hago una lectura global, al verdad es que, en realidad, de raro nada. Está siendo un año bastante malo. No hay nada que me vaya bien así a nivel general.

Pero también es cierto que muchos de los conflictos y malas sensaciones se deben a batallas o luchas conmigo misma. Pero luchas en un buen sentido. Estoy aprendiendo a enfrentarme a muchas cosas y creo que no voy mal, aunque menudo camino duro.

En año 2015 fue muy bueno para mi, especialmente por eso, y creo que estoy siguiendo el mismo camino de autoconocimiento y autolucha, pero con mucha más intensidad. Estoy tocando fibras muy centrales en mi y esto está dando lugar a cosas muy buenas y muy malas al mismo tiempo. Así que la sensación es “joder, a ver si pasa de una puñetera vez porque no puedo más” (y es que estoy somatizando de una manera muy  desagradable) entremezclada con momentos de  “¡muy bien! mira lo que estás logrando.”

Veremos dónde me lleva esto.

En el comienzo fue la imperfección

El terror a la hoja en blanco. ¿Cuántas veces he pensado en ponerme a escribir y no lo he hecho? Sin tener ninguna razón aparente, teniendo temas sobre los que opinar o, simplemente, necesitando expresarme.

Sin embargo algo me retiene. He podido hacer algún intento, y con buenos resultados y buen feedback, pero algo e sigue reteniendo. Y esto se puede extrapolar a muchos aspectos de la vida. Cosas que me gusta hacer, no se me dan mal y me apetece pero…ahí se quedan, en el limbo de los proyectos. Incluso cuando programo hacerlo. Eso es casi peor, porque entonces se acumula la frustración y el “Puf, si es que me lo propongo y nunca lo hago”. y así voy creando una imagen de mi misma no demasiado alentadora.

Y se perfectamente a que se debe. A intentar ser demasiado perfecta. A no estar a la altura. Al qué dirán. A no gustar y recibir críticas. A decir algo que no guste. Todo bastante absurdo y si lo miro desde la distancia, por supuesto, pero que me impide hacer lo que quiero y me gusta.

Así que el objetivo de este blog es claro. Escribir a diario. Da igual el tema y da igual, hasta cierto punto, la calidad. Hace bastantes años también me propuse hacer un post diario en un blog…y lo logré. Con bastante éxito además. Aunque los objetivos eran diferentes. En aquel momento necesitaba demostrarme a mi misma que podría ser constante. Simplemente eso.

En esta ocasión, además de la constancia, que es algo que sigo sin creerme mucho, es quitarme el miedo a escribir, el miedo a hacerlo mal o incluso regular, a crearme el hábito de plasmar las cosas con palabras, simplemente por el hecho de hacerlo.

Así que ¡allá voy! primera publicación y sin revisar lo que he ido escribiendo del tirón, para empezar fuerte con el espíritu de la imperfección ¡Qué no se diga!

¡Towandaaaaaaaa!

 

EBD